El extraño y delirante viaje de Izquierda Unida en Madrid.

Hay partidos ridículos, como el del Obama gallego, sumamente ridículos, como Vox, y otros que sobrepasan los límites de lo grotesco, como Izquierda Unida en Madrid.

IUCM hizo primarias para nombrar sus candidatos al ayuntamiento y la asamblea de Madrid. Salieron elegidos Tania Sánchez Melero y Mauricio Valiente. Su propuesta consistía en concurrir a las elecciones en candidaturas de unidad popular. IUCM se las apañó para hacer dimitir a Sánchez y expulsar a Valiente. IUCM concurrió en solitario a las elecciones. Sacó cero concejales y cero diputados.

Ángel Pérez y Gregorio Gordo en los bellos tiempos en los que la inexistencia de una formación a tu izquierda te garantizaba unos cuantos cargos hicieras lo que hicieras.

Ángel Pérez y Gregorio Gordo en los bellos tiempos en los que la inexistencia de formaciones a tu izquierda te garantizaba unos cuantos cargos hicieras lo que hicieras.

¿Por qué actuó así IUCM? Pues, básicamente, tuvo la culpa una conspiración urdida desde Podemos que pretendía liquidar a la última herramienta de la clase trabajadora para entregarla, con armas y bagajes, a la derecha.

Ante esta situación, criaturas como Ángel Pérez destinaron a la defensa del trabajador la misma pasión con la que venían celebrando los goles desde el palco del Bernabeu. Bueno, Ángel Pérez directamente no: estaba expulsado del PCE y la dirección federal de IU exigía su dimisión. No era del todo presentable llevarlo de candidato. Pero este Lenin redivivo maniobró para promover a bolcheviques de su confianza, empezando por Raquel López de candidata a alcaldesa. Tal vez por la garantía que le otorgaba perder por 821 votos en primarias frente a Valiente.

Para el candidato a la asamblea, movió los hilos un señor que viste como si fuera del PSOE, habla como si fuera del PSOE, lo promociona y mima Prisa como si fuera del PSOE, que responde al nombre de Gaspar Llamazares. Sus estrategias como coordinador federal ya estuvieron a punto de borrar a IU del mapa. Lo cual, según el criterio general de la casa, le convertía el más cualificado para colocar a su amigo Luis García Montero.

Este Luis pertenece a esa clase de artistas que han hecho de su progresismo un negocio redondo. Encarna el estereotipo de izquierdista promovido desde las páginas de El País: bienpensante, lacrimógeno, espiritual. Elevado artista de repartirse premios de poesía en municipios y autonomías soistas con otros artistas del mismo jaez. Un estereotipo que ha terminado por devorar al ser humano, a juzgar por su campaña repleta de Miguel Ríos, Joaquín Sabina y otros beneficiarios de la misma tómbola viejuna que arrancó en la Transición.

A García Montero, suponemos que por poeta, lo impusieron a dedazo. A López debían ratificarla los militantes. Pero como la mitad eran infiltrados de Podemos empeñados en destruir IU, convocaron las urnas de un día para otro y midieron el número de votos a ojo. Tanto fue así que la dirección federal no aceptó la validez del resultado. Pero en la dirección federal está Alberto Garzón, otro infiltrado de Podemos, e IUCM no hizo el menor caso. Los militantes que restaban, ideológicamente puros, estaban orgullosos de su audacia; esos derechistas de Podemos se podían ir preparando.

Raquel López, una comunista que sabe que la ideología no consiste en lucir banderas.

Raquel López, una comunista que sabe que la ideología no consiste en lucir banderas.

Bien es verdad que existía una contradicción aparente entre defender la candidatura de Raquel López por comunista y al mismo tiempo pedir el voto para el anticomunista Luis García Montero, pero ¿qué es el marxismo sino contradicción y tensión de contrarios?

A estas alturas la parodia ya se les había ido de las manos. Pero fue a peor cuando altos cargos, tanto de IU como del PCE, apoyaron públicamente la candidatura de Ahora Madrid en lugar de la suya. Sobre todo porque, mientras tanto, el coordinador federal, Cayo Lara, tras de declarar nula la candidatura de Raquel, no tuvo mejor ocurrencia que apoyarla en campaña. Es decir: en lugar de desfederar una federación visible y tramposamente tomada por piratas —piratas comunistas pero piratas al fin y al cabo—, apoyó a los piratas y dejó en la estacada a los militantes que les combatían.

Claro que Cayo tenía buenas razones: Podemos había lanzado una OPA hostil contra su organización con el clarísimo fin de hacer desaparecer a la única fuerza de la izquierda y después virar a la derecha. Esa y un sinfín de excusas conspiranoicas más que alcanzaron las más altas cotas de ridículo cuando advirtió a Podemos que con ambigüedad no se ganan elecciones. Convencido, se conoce, de que se ganan con maniobras mafiosas, mentiras evidentes, razonamientos infantiles y chatarra folclórica. Lo sabe Lara por las muchas elecciones que ha ganado.

Pues bien: de seis a cero concejales en el ayuntamiento y de trece a cero diputados en la asamblea.

Mendigando el voto en pleno ataque de orgullo proletario.

Mendigando el voto en pleno ataque de orgullo proletario.

Resultados que, no podía ser de otra manera, llevaron a su candidata a realizar la preceptiva autocrítica: la culpa era del miserable de Alberto Garzón. Y, si no tenía la decencia de largarse de IU, ella misma pensaba mostrarle dónde estaba la puerta.

En las redes, los militantes acérrimos se adhirieron a Raquel, demostrando que su desorientación llega al punto de creer que IU tiene puerta. Así no es de extrañar que esgriman un discurso falsamente ideológico para encubrir una realidad económica: que los leninistas profundos Gordo, Pérez y Cia. han endeudado IUCM hasta límites incalculables para la clase obrera. Deudas imposibles de pagar si, en lugar de ir a las elecciones con sus amadas siglas, concurrían en candidaturas de unidad popular: los ingresos por número de votantes van a las candidaturas en sí y no a cada una de las organizaciones que las conforman. Igual que las licencias para montar tenderetes en las fiestas y otras fuentes de dineros no serían concedidas a IUCM sino a la candidatura de unidad popular resultante. Eso sin entrar a valorar el disfrute del carguito y del palco del Bernabeu.

Sobre ese pedestal se alza la conspiranoia de la OPA de Podemos para derechizar el parlamento, la soberbia de su candidata tras unos resultados como para esconderse en casa, los eslóganes vacíos y la chatarra fetichista. La base para una campaña cuyo resultado más patente ha sido desviar los votos con los que la izquierda hubiera sido la fuerza más votada tanto en la alcaldía como en la comunidad de Madrid. El mismo ridículo que Vox pero desde el otro lado del espejo.

Semana y media después, la dirección de IUCM dimitió tras saber que la federal se proponía desfederarles. Paso necesario para resultar creíbles para confluir con Podemos en las generales, estrategia a la que ahora se apunta el mismísimo Cayo Lara. Se diría que se enderezan pero tampoco conviene dejarse llevar por las apariencias: la dirección de IUCM dimite para evitar la expulsión in extremis y reservarse el as en la manga de colocar a personas de su cuerda en la futura dirección. De la misma manera que Lara despierta de la conspiranoia y descubre a Podemos como fuerza afín antes de que no le quede otra afinidad que la nada.

Los comunistas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Galería de esperpentos., La reserva espiritual de Occidente y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s