Esperanza o el caos.

Servidor en otras ciudades piensa votar Vox pero en Madrid la única opción es Esperanza Aguirre. Figúrense: a cualquier otra le cuesta una carrera, tres máster y mil procesos de selección entrar en una empresa de cazatalentos, cobrando 400 euros y de becaria. Pero a doña Esperanza no sólo van a buscarla a casa sino que le pagan 1000 veces más. O 10000, si tenemos en cuenta que sólo dedicaba a la empresa una quinta parte de su jornada laboral.

Podemos esta con el chavismo, con ETA, los vagabundos que duermen en la calle, la gripe española, la corrupción, las pelotillas de los jerseys y el polvo que se acumula bajo los muebles.

Podemos esta con el chavismo, ETA, los vagabundos de la mafia, la gripe española, las pelotillas de los jerseys y el polvo que se acumula bajo los muebles.

Igual que hay cientos de juntaletras que se pasan la vida presentándose a certámenes literarios sin comerse nada, y a ella le otorgan un premio de 5000 euros por un solo artículo. ¿Quién más cualificado para dirigir y representar la capital de nuestro amado país?

También hay que poner en valor que, mientras operaba de asesora cazatalentos y articulista, seguía presidiendo con mano de hierro la banda de corsarios que se aglutinan bajo las siglas del PP en Madrid, tocándole las narices al bobo de Rajoy, y paseándose por las radios y televisiones seis de cada siete días de la semana. ¿No merece un talento así una remuneración como la de Esperanza?

La oposición bolivariana y etarra se apresura a criticarla por acudir a las elecciones sin más programa que una tarjeta con diez puntos. En su limitada y sectaria visión de la política municipal, no comprenden que a doña Esperanza no se le vota por su programa. Se le vota por ser doña Esperanza. Se le vota, o se la vota, por ejercer de tal.

¿Cuál es su proyecto para Madrid? Claramente el que a doña Esperanza le rote, y el que le permita repartir el máximo de mamandurrias y dinero público entre sus allegados empresariales, políticos y mediáticos. Pero bajo la superficie de este proyecto, indudablemente útil para los madrileños, subyace uno mucho más importante: evitar que conviertan la capital en Corea del Norte.

Hay que imaginar a doña Esperanza pensando en el merecido retiro. Imaginarla en su mecedora, frente a la chimenea, en bata y zapatillas de andar por casa. Contándole a sus nietecitas como el PP salvó la navidad después de que el malvado Zapatero prohibiera los belenes, los toros y los reyes magos. Arrugando la nariz ante un olor tenue pero de sobra conocido: ¡Comunistas!

Fue relajar la vigilancia un momento y a los cuñados habituales de Izquierda Unida se les colaron de candidatos dos comunistas irredentos, chica y chico, Tanía Sanchez y Mauricio Valiente. Fue desentenderse de la política activa un segundo e irrumpieron en el panorama los perroflautas bolivarianos de Podemos cuyo líder, para más peligro, vivía amancebado con la candidata de IU. Esperanza supo que si al bobo de Mariano se le ocurría poner de candidatas a mindundis pavisosas como Soraya o Cifuentes, los comunistas bien podrían arrastrar al tonto a las tres de Carmona a un pacto de gobierno. O lo que es lo mismo: reeditar el Frente Popular en el ayuntamiento de Madrid. Y de eso a levantar las alfombras, y a la dictadura, el gulag y la guerra civil van quince minutos.

ESPAÑA CRISIS ECONÓMICA:MD27. MADRID, 7/7/2010.- La presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid, Esperanza Aguirre, escucha un comentario que le hace al oido el consejero madrileño de Presidencia, Justicia e Interior, Francisco Granados, antes de la rueda de prensa que ofreció hoy, tras la reunión del comité de dirección del PP. Esperanza Aguirre denunció en esta comparecencia, entre otras cuestiones, que varios ayuntamientos de la Comunidad de Madrid, la mayoría de pequeño tamaño, están en una

Sesenta, cuarenta y ni pa ti ni pa mí…

Ese es el motivo que empujó a nuestra ejemplar sexagenaria a saltar de la mecedora, abandonar su merecidísimo descanso y cargar sobre sus hombros la complicada misión de ganar la alcaldía. Y ese es también el motivo por el que carece de importancia si luego incumple promesas como la de que todos los niños de Madrid aprendan a nadar antes de los 9 años: es preferible que tus hijos no sepan nadar a que los comunistas les ahoguen en tanques de ácido sulfúrico.

De la misma manera, no importa si la policía debiera estar investigando ya a los candidatos de sus listas por lo que pueda pasar en el futuro. Si doña Esperanza no está en el día a día de lo que roban sus cargos de confianza ni los alcaldes que coloca a dedo es porque tiene cosas más importantes de las que ocuparse. Pero nadie puede negar que es preferible que Granados desvíe unos ahorrillos a Suiza a que los comunistas se lleven todo el oro a Moscú.

Incluso en el peor de los escenarios futuros, ese en el que, Dios no lo quiera, doña Esperanza se ve obligada a llegar a acuerdos de gobierno con Ciudadanos o Carmona y, bajo su nefasta influencia, la ciudad acaba sumida en el endeudamiento, el despilfarro, la corrupción, el subsidio a los vagos y a los parados, la subida del IVA o el laicismo en los colegios, el voto a doña Esperanza dejará de ser el único responsable. Los madrileños y madrileñas de bien deben pensar en qué les compensa: si cuatro años de ayuntamiento mediocre -y hasta puede que un poquito corrupto- por culpa de los aliados de doña Esperanza u otra guerra civil provocada por los comunistas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Galería de esperpentos., La reserva espiritual de Occidente y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s