Todo es ejemplar.

En España tenemos un montón de suerte porque hacemos las cosas así como buenamente podemos pero siempre nos quedan ejemplares. ¿La Transición? Ejemplar. ¿La abdicación del rey? Ejemplar. ¿La democracia española? Ejemplar, ejemplar y ejemplar: triplemente ejemplar.

Figúrense si nos salen ejemplares las cosas que a 20 de noviembre de 1975, cuando murió ejemplarmente Franco, teníamos unas fuerzas armadas y un cuerpo de policía plenamente ultraderechistas y, tres años más tarde, contábamos con un ejército y unas fuerzas y cuerpos de seguridad dispuestas a dar la vida por la defensa de la Constitución, los derechos humanos y la democracia. Una cosa ejemplar.

Teniente Luis Gonzalo Segura: del calabozo al manicomio por denunciar la corrupción de un ejército ejemplar.

Teniente Luis Gonzalo Segura: del calabozo al manicomio por denunciar la corrupción de un ejército ejemplar.

Por eso sorprende que salgan a la luz casos como el de la comandante Cantera o como el de el teniente Segura. Militares que denuncian que el ejército se conduce de manera plenamente despótica, alegal y corporativa, y describen unas fuerzas armadas cuyos movimientos, plenamente opacos, abarcan desde la corrupción más sangrante al acoso sexual, y cuya reacción ante los hechos luctuosos es tapar las vergüenzas y aplastar, a base de acoso laboral, persecución y calabozo, a quien ose presentar denuncia, con la complicidad o el silencio de los gobernantes de turno.

Asuntos que suceden en todos los ejércitos del mundo pero que en el nuestro llaman la atención porque el nuestro es ejemplar. Aunque nadie tenga la más remota idea de qué sucede en su seno.

También hemos sabido, gracias a la pataleta del experto comprador de áticos y actual presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, que existen comisarios que andan por ahí a su bola, investigando lo que les sale de la minga dominga, y, al parecer, trapicheando con todo tipo de información en beneficio propio. Personajes que entraron a formar parte del cuerpo tras jurar lealtad al tío Paco, y que ejercen y aplican la ley según su criterio personal.

El comisario José Villarejo: velando por la patria desde 1492.

El comisario José Villarejo: velando por la patria desde 1492.

También es cierto que las organizaciones dedicadas a la vigilancia del cumplimiento de los derechos humanos vienen denunciando un año tras otro que en España se tortura, y que nuestros cuerpos policiales tienen por costumbre abusar de la fuerza y de la impunidad. Eso sin que a nuestros políticos ni a nuestros periodistas se les mueva una pestaña al asegurar su ejemplaridad.

Y no sólo la aseguran: es que saltan al cuello de cualquiera que lo dude. El ejército es ejemplar y la policía es ejemplar y quien se atreve a afirmar lo contrario mancha el buen nombre de las instituciones que más enorgullecen a los españoles y, por tanto, mancha el buen nombre de todos los españoles. Aquí no cabe dudar ni criticar: aquí no caben más que actos de fe y adhesión al Régimen. Al Régimen ejemplar.

Que también es normal cuando las cosas se hacen como buenamente se puede o no se hacen pero se corre a bañarlas en el barniz de la ejemplaridad. Cuando en tres años se pasó, por arte de birlibirloque, de tener unas fuerzas armadas y policiales consagradas a defender la dictadura a unas consagradas a defender la democracia. Cuando todas las decisiones y todos los procesos transcurren entre el oscurantismo y el secreto, y todas las alcantarillas se sellan con una tapa dorada con la palabra EJEMPLAR en letras de molde. Cuando esa palabra define los límites de una fantasía edulcorada que sólo puede asumirse desde la ingenuidad, la ignorancia o la fe.

El país ejemplar que consigues cuando pasas de la dictadura a la democracia dejando intactos los poderes económicos, políticos y armados del sistema anterior.

Intactos y, por supuesto, ejemplares.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La reserva espiritual de Occidente, No-Do. y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s