La tercera vía de la tercera vía.

Prueben a ponerse en la piel de Albert Rivera.

Nuestra ideología es la bandera de Catalunya, la de España, la de Europa y un corazón, pero si no te gusta tenemos otra. Lo importante es permanecer unidos.

Nuestra ideología es la bandera de Catalunya, la de España, la de Europa y un corazón, pero si no te gusta tenemos otra. Lo importante es permanecer unidos.

Sabemos que es difícil porque no todo el mundo goza de su cutis blanquísimo y su textura de muñeco ni, mira tú qué suerte, obtiene una excedencia en La Caixa tras un par de años de trabajo porque, mira tú qué suerte, la misma empresa y unos cuantos intelectuales y artistas de la ultraderecha liberal encuentran la ocasión de, mira tú qué suerte, montar una organización política que sirva de muleta al PP frente a los nacionalistas catalanes. Una peripecia vital que te la cuentan y no te la crees. Pero hagan el esfuerzo.

Pónganse en el lugar de un muchacho cuya formación despunta últimamente en las encuestas de los medios del Grupo Prisa, y que jalean los tertulianos y predicadores de la ultraderecha liberal, viendo en el joven Rivera una alternativa sensata al castrobolivariano Pablo Iglesias, y  dando por hecho que, en caso de debacle del bipartidismo, Ciudadanos pactaría con el PP como primera opción y con el PSOE como segunda, impidiendo un hipotético gobierno de Podemos.

¿Si ustedes fueran Albert Rivera pactarían apuntalar el gobierno de un partido que pringa sólo de olerlo como el PP? Tal pacto tendría interés sólo en caso de que Ciudadanos obtuviera mayor número de votos que el Partido Popular e impusiera sus condiciones. De lo contrario, defraudaría de inmediato las expectativas de los votantes que confían en sus promesas de renovación y persecución de los corruptos. Para votar a la copia, votas al original. Y casi lo mismo podría decirse del PSOE, con el agravante de que además les restaría los votos que proceden de la ultraderecha liberal. Pan y escaño para hoy y hambre para mañana.

Pero… ¿Y Podemos?

Obviamente se encuentra en el lado opuesto del espectro ideológico. Ambas fuerzas reivindican la centralidad del tablero, pero todo el mundo interpreta que se refieren a tableros distintos: el de la mesa de la izquierda y el de la mesa de la derecha. Sin embargo, existe una zona gris donde confluyen sus intereses: la necesidad de aplastar al PP y al PSOE para devenir fuerzas hegemónicas. Un punto de encuentro que pueden desarrollar a partir de reformas legislativas y limpieza de las instituciones de cara a una legislatura corta, y que ambas formaciones podrían justificar por la necesidad urgente de enderezar el rumbo del país y vaciar la vida pública de corruptos y futuros consejeros de Endesa y Gas Natural.

Energúmeno de noche y eurodiputado del partido del "cambio tranquilo" de día.

Energúmeno de noche y eurodiputado del partido del “cambio tranquilo” de día.

Sin duda sería acogido con escepticismo y hasta con verdadero rechazo por muchos de sus votantes pero, a poco que lo hicieran bien —cosa no muy difícil visto el panorama—, la alianza contranatura se aprobaría retrospectivamente. Unos, Podemos, sacarían rédito por expulsar a la casta y tomar las riendas del país y los otros, Ciudadanos, lo sacarían por lo mismo y además por ejercer de freno de mano respecto a las políticas más alocadas de los castrochavistas.

En las siguientes generales se convertirían en las fuerzas fetén del nuevo bipartidismo.

No son más que especulaciones. Todavía queda mucho tiempo hasta las elecciones y quién sabe si conseguirán encarcelar a Iglesias o descubrir la condición de androide de Rivera de aquí a entonces. Pero no me negarán que existe la posibilidad de que a todos esos tertulianos y predicadores de la ultraderecha liberal y todos esos forjadores de líderes de El País se les acabe congelando la espuma en la boca con las decisiones postelectorales de la fuerza moderada y sensata que ahora se vuelcan en apoyar.

Estamos convencidos de que Albert Rivera también especula con esta posibilidad. Al menos de que sus jefes le han ordenado que lo haga.

P.D. No nos resistimos a dejar un enlace a la página La Tercera Vía Muerta, que lleva por subtítulo Descubriendo las mentiras de C´s y Albert Rivera, y que recoge las visicitudes de construir un partido nacional desde el trasfuguismo, el oscurantismo y el frikismo. La pueden consultar aquí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Galería de esperpentos., No-Do. y etiquetada , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La tercera vía de la tercera vía.

  1. Genial artículo. Es cierto, queda mucho para las elecciones y los medios todavía pueden manipular muchísimo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s