Franquismo S.A.

Cuenta la leyenda que las primeras elecciones celebradas en España desde tiempos de la República fueron las que ganó Suárez en 1977. Es cierto en parte: a aquellos comicios no pudieron concurrir más que quienes asumieron las reglas preestablecidas de antemano por la autoridad franquista: la impunidad para todos los altos cargos y beneficiarios del sistema anterior y la asunción de la bandera ondeante por derecho de conquista, que implicaba aceptar al monarca instaurado por Franco y la unidad de España. O lo que viene a ser lo mismo: la legalización y legitimación del Régimen desde la democracia.

La democracia con sangre entra.

La democracia con sangre entra.

Aún así, según relata el coronel Amadeo Martínez Inglés, la Junta de Jefes del Estado Mayor se reunió de urgencia la noche electoral por si al pueblo le daba por votar comunista y era preciso abortar la charada de la democracia por la vía rápida. Por suerte, todo transcurrió por los cauces previstos y los españoles eligieron al mismo candidato que habían elegido previamente los poderes fácticos.

Si os fijáis, los sucesivos gobiernos no han hecho otra cosa que avanzar en el proyecto que los grandes capitales nativos y extranjeros vinieron desarrollando desde finales de los cincuenta: la entrada en las instituciones multinacionales del turbocapitalismo, comenzando por la OTAN y continuando por ese mercado común que luego devino Unión Europea y moneda única.

Paradójicamente, Suárez fue el único que se empeñó en poner palos en las ruedas de aquel proyecto. Menos porque estuviera en desacuerdo en lo sustancial, que porque no terminaba de convencerse del papel que le tocaba jugar a España. A causa de nuestro retraso y de nuestra condición de peón de los Estados Unidos, nos encontrábamos al albur de potencias extranjeras que nos exigían condiciones que ellas mismas no estarían dispuestas a cumplir. Exigencias como limitar la producción agrícola, mantener la presencia de bases americanas en nuestro territorio, o desguazar la industria al servicio de terceros quizá no eran lo más apropiado para garantizar nuestra existencia como estado soberano.

Sus dudas vino a resolverlas un golpe de mano protagonizado por el ejército y bendecido por todos los poderes políticos y económicos, que tuvo por resultado de conseguir la adhesión del pueblo al sistema democrático pasara lo que pasara, y que aseguró ese mismo pasara lo que pasara enseñándoles a los políticos electos cuál era el verdadero alcance de su poder.

Así hasta hoy, cuando las consecuencias de ese sistema que tanto ha enriquecido a tantos comienzan a pasar factura sobre todos los demás y un partido en auge, Podemos, exige la revisión del proceso, incluyendo la vigencia de los pactos, amaños y subterfugios que propiciaron esa reforma del franquismo que titularon pomposamente Transición.

De ahí que los principales beneficiarios del tinglado, los poderes económicos que poseen partidos políticos y medios de comunicación les acusen, a través de estos, de antisistema. No alude ese anti al sistema democrático, puesto que Podemos acata sus normas y su pretensión de transformarlo sigue el procedimiento previsto por la democracia: concurrir a las elecciones y, de obtener representación suficiente, hacer la santa voluntad de los ciudadanos desde las instituciones. Son antisistema exclusivamente frente al sistema y el statu quo heredado del franquismo y perpetuado a través de la Constitución de 1978.

De ahí que las próximas elecciones no sean unos comicios cualesquiera. Por primera vez, enfrentan una concepción distinta del sistema y del país frente a la que se preestableció a las elecciones del 77 y que apuntalaron a rajatabla las fuerzas alternantes en el poder. De ahí que, en contra de la leyenda y sin exagerar un ápice, las próximas elecciones generales son las primeras verdaderamente democráticas desde la República.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en La reserva espiritual de Occidente, No-Do. y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s